Si estás pensando en dejar la enfermería y emprender con éxito, tendrás que tener claro una serie de puntos para no equivocarte.

En este artículo te cuento los errores más importantes que, bajo mi experiencia, tienes que evitar a toda costa si quieres convertirte en un enfemprendedor de éxito.

Ten en cuenta que sólo el 5% de la población mundial emprende en algún momento de su vida, y más del 70% fracasan ese primer año.

Estás pensando correctamente, emprender no es una tarea sencilla, y menos aún si no tienes las ideas claras.

Vayamos con los 5 errores que debes evitar cometer cuando decides dejar la enfermería para emprender:

1. Emprender por el motivo equivocado

Muchos piensan que los que decidimos convertirnos en emprendedores o montar empresas lo hacemos por dinero, por poder, reconocimiento, o porque no nos quedaba otra opción.

Nada más lejos de la realidad:

Emprender no puede ser tu plan B, ni plan C, ni D, sino más bien tu plan A+. Es decir, tu decisión para dejar la enfermería tradicional y embarcarte en el emprendimiento debe ser tu primera elección después de un período de reflexión.

Si decides emprender porque no te salió bien eso de trabajar en un hospital, ya te adelanto que no tendrás éxito como emprendedor.

Como todo en la vida, si no haces lo que haces desde el propósito, si no tienes claro el por qué emprender, no lo hagas.

Por otro lado, si piensas emprender por dinero, poder o reconocimiento, ya te adelanto que no tiene sentido. Un emprendedor se dedica a identificar problemas en la sociedad y ponerle solución para que las personas puedan vivir mejor.

Ni más ni menos.

Por tanto, si piensas ponerte al servicio de la sociedad con el objetivo de conseguir dinero, tarde o temprano fracasarás. Ten en cuenta que el dinero es tan sólo una herramienta de intercambio, no un fin.

De aquí puedes deducir que el dinero es tan sólo la consecuencia de hacer tu trabajo de forma excelente, es el resultado de ayudar a los demás con éxito.

Puede que te estés preguntando: entonces, ¿por qué debería emprender?

Esa es una pregunta que sólo tú puedes responder. Yo tengo claro mis motivos, puedes verlos aquí.

2. No conocer tu estado financiero actual

¿Sabes cuál es tu balance mensual? ¿Sabes en qué gastas más cada mes?

Este error no sólo lo cometen algunos emprendedores, sino que es algo que todo el mundo debería corregir.

No conocer tu hoja de balance, tu patrimonio neto, no saber lo que es un activo o un pasivo, te pasa factura cada año, cada hora y cada día de tu vida.

No soy ningún experto en finanzas, no es mi objetivo, pero sí está claro que conocer cómo funciona el dinero es una habilidad esencial que todos deberíamos trabajar independientemente de a lo que nos dediquemos.

Puede que te preguntes: ¿por qué debería saber todo eso?

La pregunta está mal estructurada. Sería más bien: ¿y por qué no debería saberlo ya?

Absolutamente todas las personas del mundo utilizamos esta herramienta de intercambio a la que llamamos dinero, pero casi nadie conoce cómo funciona, de dónde sale y cómo puede administrarlo correctamente.

Formarte en finanzas no sólo te va a hacer darte cuenta de cuál es tu estado financiero actual, saber por dónde y cómo se escapa el dinero cada mes, sino que vas a aprender a controlar tus finanzas y las de tu negocio, además de aprender a conocer cómo el dinero puede trabajar para ti y no tú para él.

Te dejo con dos preguntas para que reflexiones:

  • ¿Por qué no se enseña cómo funciona el dinero y las finanzas en el colegio si es una herramienta que todos utilizamos a diario?
  • Si sólo un puñado de personas se preocupan por auto-educarse en saber cómo funciona el dinero, ¿no tienen más ventajas que el resto jugando al mismo juego?

Aquí te dejo un artículo que escribí acerca de las mil y una maneras de autosabotearse económicamente como enfermero.

3. No cambiar tu mentalidad

Este punto es más que clave.

La gran mayoría de personas no abren sus mentes ni ven otros caminos posibles en la vida que no sean los ya pre-establecidos por la sociedad.

¿Te suena eso de: ir al colegio, a la universidad, comprarte una casa, tener una pareja y tener hijos y trabajar hasta los 67 hasta la jubilación?

Yo lo llamo el pack completo, lo que nos vende la sociedad como único camino válido y posible.

Sin embargo, y afortunadamente, esto no es así, y ya somos muchos los que hemos visto el matrix y no queremos ese estilo de vida.

Cambiar tu mentalidad significa aceptar que la única realidad correcta es la que tú mismo creas, y para conseguir que integres esa idea tendrás que trabajar tu mindset y tu heartset.

Aceptar que hay más opciones, cambiar tu forma de pensar y de ver el mundo, adaptarte a una mentalidad de emprendedor y no de trabajador por cuenta ajena, son tareas necesarias si quieres tener éxito emprendiendo.

Si no expandes tu mente, no podrás expandir tu realidad.

4. Emprender en solitario

Esto es un error muy típico de un emprendedor novato o del perfil del emprendedor orquesta.

Desde bien pequeños se nos enseña en el colegio que preguntar al de al lado en un ejercicio está mal, que tienes que aprender a resolver las cosas tú sólo.

No me malinterpretes, está bien fomentar la autonomía, somos seres humanos y en esencia somos uno, debemos ser autónomos en la vida, pero penalizar por pedir ayuda tiene consecuencias.

Ayudar y pedir ayuda es una de las claves del éxito si quieres dejar la enfermería y emprender:

  • Contrata a un mentor que te guíe: Esto es clave. Es posible, y de hecho, puedes, autoeducarte de forma gratuita en internet para aprender todas las habilidades que debemos tener los emprendedores digitales (finanzas, marketing, ventas, copywriting, RRSS, funnels…) y así tener éxito. Sin embargo, y te lo digo por experiencia (sí yo también intenté hacerlo todo sólo), puedes llegar a tardar 15 o 20 años en aprender lo que puedes aprender en 1 con un mentor. El dinero, como te he comentado antes, es una herramienta de intercambio que se puede recuperar, mientras que el tiempo se va para siempre y no podrás recuperarlo nunca más. Yo, después de fracasar sólo en este camino, decidí contratar a alguien que me ayudara.
  • Una vez que estés emprendiendo, pide ayuda. Sé que es un ejercicio de humildad, pero pedir ayuda en tu proyecto es algo que te evitará muchos quebraderos de cabeza. Deja que otros que saben hacer ciertas tareas mejor que tú las hagan (retoque de fotos/vídeo, llevar las RRSS, contestar emails…), y pon foco en aquellas tareas que mejor se te dan y en las que disfrutas haciendo, así tu trabajo será de gran calidad. Aprende a delegar.

5. Caer en el Síndrome del Impostor

A la hora de dejar la enfermería para emprender tendrás que enfrentarte a muchas situaciones que te harán salir de tu zona de confort.

¿Te acuerdas de ese primer día de trabajo como enfermero o enfermera después de haber terminado la carrera? ¿Sentiste que eras un fraude? ¿Pensabas que las personas que tenían más experiencia que tú se iban a dar cuenta de lo que no sabías? ¿Te aterraba fracasar o cometer un error profesional en aquel momento?

No fuiste el único o la única: todas las personas exitosas y que salen de su zona de confort pasan por aquí.

Fue denominado como fenómeno del fraude, síndrome del fraude o síndrome del impostor por P. Clance y S. Imes en 1978.

No es una enfermedad mental ni mucho menos, pero sí un trastorno psicológico por el que todos pasamos en algún momento de nuestras vidas (y seguramente durante toda nuestra vida).

Está vinculado al perfeccionismo y está estrechamente ligado al ego y, si no aprendes a convivir con él y a controlarlo, es muy probable que termine por arruinar tus planes y acabar con tus objetivos.

Dejar la enfermería y emprender no es fácil, pero es posible

Que nadie te diga lo contrario.

Si has llegado hasta aquí te doy la enhorabuena, significa que eres un enfemprendedor o enfemprendedora en potencia, ahora tan sólo te toca tomar acción.

Si lo deseas, yo puedo ayudarte.

Espero que este artículo te haya ayudado. Si es así, déjame un comentario aquí abajo contándome cómo te ha ayudado y qué ha cambiado en ti. Te responderé con mucho gusto.

Comparte este artículo en tus redes, tanto otros futuros enfemprendedores como yo te lo agradeceremos.

Un abrazo,

Nelson H

Foto original: whatwolf