Sin darte cuenta, a diario escoges alguna de las mil y una maneras de autosabotearte económicamente como enfermero, y la llevas a cabo.

Antes de seguir leyendo tengo que avisarte de algo importante. Es muy probable que muchas de las ideas que vas a leer en este artículo colisionen con tus creencias actuales.

Te invito a que avances sin juzgarlo y que te familiarices con lo que vas a encontrar, valorando desde lo más profundo de tu ser lo que de verdad quieres para ti y para tu vida.

Ahora sí, empezamos.

Te dejo un ejemplo personal para que vayas entrando en materia

«El otro día llamé a una amiga para ponernos al día y estuvimos charlando durante varias horas.

Salieron temas diversos: personales, profesionales, de negocios…hablamos un poco de todo. Sin embargo, hubo algo que me dejó preocupado.

Cuando le hice la pregunta: Y tú, ¿qué proyecto te gustaría llevar a cabo? ¿Qué te motiva ahora?

Empezó a explicarme que quería construir un super mega parque para niños en la ciudad donde vive, donde los padres pudieran sentirse seguros de dejar a sus hijos, mientras éstos juegan, se divierten y aprenden habilidades nuevas.

Quiere montar una especie de «todo en 1» para niños, dice que en su ciudad no hay nada parecido y faltan estímulos para los más peques.

La idea me encantó. Tiene mucho potencial. Entonces le confirmé: «Si logras hacerlo realidad, podrás ayudar a muchas personas y ganarás mucho dinero«.

En ese momento su conversación cambió de tono. Me contestó: mi idea no es ganar dinero con esto, sino ayudar a los demás

Y tú, que me estás leyendo ahora: ¿qué piensas sobre su contestación?

Te doy unos segundos para pensar

A esta persona le pasa lo que al 99% restante (y yo me incluyo): hemos sido educados para odiar el dinero (y/o a los que lo tienen).

¿No estás de acuerdo?

Sobre el dinero existen muchos mitos sin fundamento, supersticiones y prejuicios que dañan nuestra relación con esta herramienta de intercambio.

De hecho, en la vida se ocasionan muchos más problemas por lo que uno sabe y no es cierto, que por lo que no sabe.

Te dejo aquí con algunas de esas creencias irracionales:

– «no me interesa el dinero»
– «no puedes ser rico y espiritual»
– «para hacerse rico hay que trabajar mucho»
– «pobre pero honrado»
– «es más noble y espiritual ser pobre»
– «los ricos son gente mala»
– «no puede divertirte y ganar dinero»
– «no soy buena con el dinero»
– «si yo gano es que alguien pierde»
– «el dinero no es importante»
– «más vale malo conocido que bueno por conocer»
– «el dinero corrompe»
– «el dinero es sucio»

Y mi favorita: «no hay suficiente dinero para todos«.

¿Te identificas con alguna de estas creencias?

No te incomodes, no te culpes, son pensamientos y creencias que has recibido de forma involuntaria.

En realidad lo importante no es lo que has creído hasta hoy, sino lo que elijas creer de ahora en adelante.

Te doy un dato verídico: se ha comprobado que con el dinero que se imprime AL DÍA en EEUU hay suficiente como para erradicar el hambre en el mundo durante 14 años seguidos.

¿Sorprendido?

Que a uno le vaya bien en lo material no está reñido con hacer el bien y ayudar a los demás. De hecho, al contrario de lo que muchos piensan, van de la mano.

Esto es algo que la gran mayoría de las personas materialmente abundantes entienden a la perfección.

Sin embargo, aunque resulta fácil de decir, es más sencillo leerlo que entenderlo y asimilarlo. Y por supuesto, mucho más fácil que llevarlo a la práctica.

Las personas estamos «codificadas» para ganar una cantidad fija de dinero

Algunos autores lo llaman «termostato financiero«.

Básicamente, y resumiéndolo mucho, tan sólo vas a ganar lo que tu mente y tú estéis dispuestos a ganar. Ni más ni menos.

Es decir, aunque pienses que sería genial tener un trabajo en el que ganaras 20.000€ al mes y pudieras alcanzar algo así, jamás lo conseguirías sin cambiar tu mentalidad, vas a autosabotearte económicamente como enfermero.

Si no sientes que mereces abundancia, que mereces lo que quieres, no podrás obtenerlo nunca. Es decir, tu termostato financiero seguirá en el mismo punto.

Te estarás preguntando: ¿entonces con pensar y creerme y sentir que lo merezco, puedo ganar esa cantidad al mes?

Correcto, pero tendrás que cambiar tu termostato financiero para poder acceder a otro nivel.

Es mucho más profundo de lo que parece. Sergio Fernández, en su libro «Vivir con abundancia: por qué algunas personas consiguen lo que se proponen y otras no«, lo explica muy bien.

Todo se basa en el orden natural de la vida:

SER – HACER – TENER

No puedes crecer (TENER), sin antes llevar a cabo las tareas necesarias y ayudar a los demás (HACER) ni previamente haber cambiado tu percepción del mundo y tu mentalidad (SER).

Es decir, cambiando tu forma de pensar, de ver el mundo, podrás cambiar tus emociones, éstas modificarán tus acciones, y éstos te llevarán a hábitos y resultados completamente distintos.

¿Lo ves ya? Vuelve a leerlo de nuevo.

Entender esto me cambió la vida.

Cuando cambias tu forma de pensar y de ver el mundo, todo cambia.

Tus emociones te guían a hacer cosas que antes no hacías, a adquirir hábitos que no tenías y a obtener resultados que no imaginabas.

Hace menos de un año vivía y trabajaba como enfermero en Noruega. Ahora, 10 meses después, vivo cerca de mi familia en España, trabajo con el ordenador desde cualquier parte del mundo ayudando a otros, y vivo la vida que quiero vivir.

Empecé a leer cómo piensan los emprendedores, qué hacen, qué hábitos tienen, qué leen, cómo se comunican. Contraté a un mentor, y meses más tarde la vida hizo el resto.

Olvida las mil y una maneras de autosabotearte económicamente como enfermero

Ya tienes todo lo que necesitas. Sabes que sólo depende ti el dejar de autosabotearte económicamente como enfermero.

Cambia tu mindset actual (SER), con él, tu termostato financiero, y lleva a cabo las acciones necesarias (HACER) para conseguir el estilo de vida abundante que te mereces (TENER).

No hagas como hacen muchos que empiezan al revés, piensan que teniendo, entonces serán. Nada más lejos de la realidad.

Y sobretodo, aprende sobre el dinero. Es una herramienta de intercambio que todos utilizamos a diario, una energía que fluye constantemente, pero que no nos enseñan a utilizar.

Es un lenguaje internacional, el cual deberíamos conocer y dominar todos, y sin embargo, pocos lo hacen. ¿Será una coincidencia?

Antes de acabar, quiero dejarte con un email que recibí de una doctora argentina y suscriptora del blog, aportando su granito de arena a la comunidad en el proceso de cambio de mentalidad con respecto al dinero:

Querido Nelson de Enfermeros por el mundo:

«El creer que ganar dinero es malo es el concepto que incorporamos las personas durante toda la vida, y muy especialmente las personas  que trabajamos en el área de la salud.

Durante toda nuestra carrera nos hacen creer que no debemos cobrar, que nuestro trabajo es un sacerdocio.
Mas tarde, te das contra una pared, pues necesitas comprar buenas herramientas para trabajar, un estetoscopio, un buen tensiómetro.

Necesitas comprar libros, asociarte a revistas de actualizaciones permanentemente, debes pagar pasajes, hoteles e inscripciones para asistir a congresos de actualización de tu carrera….. y necesitas dinero!!

Y cuando organizas una familia….huy!!!! pagar obras sociales, colegios, y todo lo que implica mantener a una familia.
Y te das cuenta que debes cambiar de paradigma sobre el dinero, que debes aprender que el dinero no es bueno ni malo, dependerá el uso que le des.

Debes aprender a valorar tu trabajo, a comprender y a enseñar a los demás que la medicina es un trabajo difícil, que requiere las 24 hs del día «estar» y que eso tiene un costo… y tu compromiso debe ser recompensado para que te sientas digno.

Durante esta pandemia que estamos viviendo, el personal de salud está al frente de la batalla, luchando día a día, extenuados, con muchos compañeros muertos, y los que quedamos en pie, cobrando miserias. (Un médico gana por mes 200 a 300 dólares).

Yo tengo 61 años, y entendí tarde ese cambio de paradigma que necesitamos hacer sobre el dinero.

Yo no he sabido en el pasado valorar mis logros, he perdido oportunidades valiosísimas y me he puesto en un lugar de resignación con la pobreza, en lugar de empoderarme.

Aprendan las generaciones nuevas que el dinero es una herramienta  increíblemente poderosa que puede ayudarnos a ser, hacer y tener todo aquello que queremos.

No es el dinero en si mismo lo que queremos, es lo que el dinero puede hacer por nosotros, por nuestra familia, por nuestra comunidad y por nuestro planeta.

El dinero no es bueno ni malo, dependerá el uso que le demos. Comprender tus hábitos, creencias y sentimientos acerca del dinero es el primer paso para trabajar por tu libertad financiera.

Limpia tu mente de conceptos equivocados sobre el dinero. Y trabaja para ser libre financieramente!!!!

Dra. Josefina
Argentina«

Ahora te toca a ti

¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Te gustaría dejar de autosabotearte económicamente como enfermero? ¿Qué creencias tienes sobre el dinero? ¿Y hábitos? ¿Crees que el cambio de mentalidad es necesario?

Déjame tus comentarios aquí abajo, estaré encantado de corresponderte.

Y no lo olvides:

No te creas nunca nada de lo que leas y escuches, compruébalo siempre todo a través de tu propia experiencia. No te cuento todo esto para cambiar tu forma de pensar, pero sí para que te la cuestiones y saques tus propios aprendizajes.

Un abrazo,

Nelson H (haz click sobre mi nombre para saber más)

Foto original: Jp_Valery